8/3/15

Keep it G


"Keep It G, A$AP Rocky, Long.Live.A$AP, Live.Love.A$AP, Pe$o, with this coke that I imported just important as yo Prez'dent, Goldie, extraordinary swag and a mouth full of gold, Fashion Killa, jiggy n¡gg@, Phoenix, Suddenly, from ugly to comfortably, A$AP Mob, A$AP Yams, MC Rakim, four gold chains like I'm Shabba Ranks, Cam'ron, Joey Bada$$, Danny Brown, Jay-Z, I had Benzes fore you had braces,Wu-Tang Clan, East Coast Hip hop, South Bronx, Harlem, New York State of Mind, Busta Rhymes, Drake, they just found me like this, Kanye West, BURY ME IN MARGIELA, because I dress bummy betch think I'm broke, money make a n¡gg@ act n¡gger-ish, supermarket leather bag, faux leather sweatpants, futurist, spacey, normcore, camel coat, fashion has no principles, Throwback Thursday, sneakers, Reebok Classic, Comeback Season, P.E."











DIY faux fur hat, Zara jumper, Mango golden chain, Zara faux leather sweatpants, Reebok sneakers, Benetton 
coat, Mango leather supermarket bag. Photography by Guille Cara.

Según Oscar Wilde, la moda es una forma de fealdad tan intolerable que nos vemos obligados a cambiarla cada medio año. No es por llevarle la contraria; a veces miro videoclips de las Destiny's Child y pienso que lleva más razón que un santo. Otras, sin embargo, parece que la moda sea la única manifestación artística con licencia para no tener principios, y por eso la cortamos, la estiramos, le damos la vuelta y le ponemos parches cada seis meses, cuatro semanas o dos días, sin ningún tipo de pudor. La moda es más o menos como Groucho Marx; si no te gustan los pitillo, mañana tiene campanas, y así hasta el fin de los tiempos. Nunca tendrá que responder de manifiestos, purismos ni ortodoxias; ya de entrada, la mayoría de sus adeptos somos gente tan tonta y superficial que pensamos que ortodoxia es eso de ponerse brackets en los dientes. No hay cárceles en el mundo más sobrepobladas que las ideologías, ni mayor poder de autodeterminación que la intrascendencia programada. La moda es, por lo tanto, insustancialmente libre, con todas sus virtudes y defectos.

Y esto viene a que, paradójicamente, sobre pocas cosas tiene la gente principios más férreos que en lo que respecta a su vestimenta. Sin ir más lejos una servidora, que cuando dejó de hacer educación física en el instituto pensó que jamás volvería a calzarse estas Reebok Classic a no ser que esa fuera la única manera posible de evitar la Tercera Guerra Mundial, una secuela de Boyhood (2014) o algo así importante para que la humanidad no pierda el tiempo. Hasta que hace un par de días desempolvé la caja, puse las manos en alto y dije "que me detengan, voy a probar esta tendencia de ir con esnikers por la vida teniendo dignidad y más de 14 años". Pero tampoco era plan de lanzarse al normcore químicamente puro; una cosa es ir en contra de principios, y otra muy distinta atentar contra la propia esencia. Así que intenté pensar en personas adultas que llevaran zapatillas deportivas en sus vidas cotidianas y no arrastraran problemas psicológicos derivados de carencias afectivas en la infancia. Y no se me ocurrió ni una. Pero al final llegué a la conclusión que los raperos, pese a su descomunal vanidad y su fijación por los culos gordos de reminiscencia maternal, son los iconos de estilo últimos del siglo XXI, los fashion killas de la generación millennial. Y van en deportivas des del Rapper's Delight o desde que el mundo es mundo, que viene a ser lo mismo.

Ahí está A$AP Rocky, por ejemplo, el intruso mejor recibido de las semanas de la moda de París, que gusta desde la punta de las trenzas hasta la suela doble de sus bambas Alexander Wang; desde Purple Swag hasta Lord Pretty Flacko Jodye 2 pasando por Palace, Trilla y Kissin' Pink, el pretty madafaka que ha conseguido elevar ostentación y decadencia moral a la categoría de buen gusto. Lo que Puff Daddy no consiguió en años, Rocky lo logró en un verano; Call him Basquiat Picasso. Su rollo es autobiográfico y visionario, presente, pasado y futuro hechos estilismo; las pieles y los quilates cuentan dónde está hoy; la sutileza deportiva es recuerdo de dónde ha estado, y el futurismo esnob lo coloca a años luz de cualquiera, en un mañana que nadie más conoce. Al igual que Kanye West y otros tantos emperadores de la moda por la gracia de Tupac, vive en el futuro y el presente es su pasado. Lo suyo no es más que otra manera de ir por la vida diciendo "HI N¡GGZ, soy rapero y llevo chapado en oro hasta el tabique de la coca, pero mis manías de pobre neoyorkino no me las quito ni a tortas con fajos de billetes. Y sí, llevo donuts en el bolso."

A$AP Rocky por Matthew Stone para CLASH Magazine, agosto de 2012. Via Studio Private
A$AP in Paris. Via The Classy Issue
Rocky y su primo Nast en Primavera/ Verano 2015 de Alexander McQueen por New York, diciembre de 2014. Via  UpscaleHype
Rakim y Eric B en Londres, noviembre de 1987. Fotografía de Redferns. Via MTV
Cam'ron en Un negro muy legal (2001). Via wordpress
Busta Rhymes. Via UPNORTHTRIPS
If you're seeing this it's Drake rocking some HBA. Camiseta diseñada para él por la promesa de LA Shayne Oliver. Via rollingout
Kanye West saliendo de Dior en Avenue Montaigne, París, enero de 2014. Via Daily Mail
Como fenómeno ya es imparable: el rap se ha apoderado de las altas esferas del fashionismo, y a quien ose rebelarse en contra lo mandan al mismo sitio que a Biggie. En la semana de la moda de Nueva York, desde donde antaño calentaban sillas Olivia Palermo & Cía, hoy twittean 2 Chainz y Big Sean, y Kanye West está de un neutral diseñando zapatillas para Adidas que consigue despertar añoranza del barroquismo a là Tony Montana de su época The College DropoutAnna Wintour, me parece que tu colegueo con el lobby gangsta se te está yendo de las manos... A este paso, conseguirás que el mundo se convierta en un gran videoclip de 50 Cent. Mientras tanto, keep it G y dejad que vuestro estilo hable por vosotros. BYE N¡GGZ.

Image and video hosting by TinyPic