3/3/14

In the Big Rock Candy Mountain

Inspiration:

"Countryside, farm life, Misery (1990), Coal Miner's Daughter (1980), Loretta Lynn, True Grit (2010), Man of Constant Sorrow, modern westerns, Coen brothers, Minesota forests, the Midwest, the midwesterns, Great Plains, neo American folk, hillbillies, Appalachia, the Ozarcs, Rocky Mountains, Fishlake National Forest, The Carter Family, Woody Guthrie, Worried Man Blues, This Land is Your Land, Big Rock Candy Mountain, mornings, pastoral, bucolic, rustic, shepherds, corduroy, chunky boots, keys and padlocks, floral stuff, in the Big Rock Candy Mountain you never change your socks, hobo's paradise"













Blanco hat, Blanco emerald flower, semi-DIY key-and-padlock earrings, Primark cross necklace,
H&M necklace, vintage jumper, Pull & Bear dress,  Bijou Brigitte cow ring, H&M socks,
Pull & Bear boots, vintage coat, DIY golden flower, market scarf
Ayer (finjamos, por un momento y por el bien de la estética literaria de esta entrada, que ayer fue el lunes pasado) era lycra, elastano, clases de aerobic, luces de neón y polígonos industriales. Hoy es pana, algodón, clases de ornitología, luz de sol naciente y bosques del Medio Oeste americano. La vida es demasiado corta como para tener principios con respecto a lo que te pones.

Aclarado lo anterior, veamos a santo de qué viene el cambio de humor estilístico de la semana. Pues bien, resulta que el otro día estuve viendo una película sobre la vida de Loretta Lynn llamada Coal Miner's Daughter (1980), protagonizada por Sissy Spacek (quien recibió el Oscar a la Mejor Actriz gracias a su soberbia encarnación de la Reina del Country). Como cabía esperar, antes de llegar a los créditos finales ya estaba prendada de esa presencia suya tan llena de dignidad, de sus letras cargadas de feminismo dócil (aunque valiente para la época y el ambiente musical en el que se movía. Escuchas recomendadas: Rated 'X', The Pill) y, huelga decir, de sus vestidos de reina de la belleza sureña tipo tarta nupcial (¿cómo se viste a una reina, si no es con un vestido de reina?). 

Sissy Spacek en Coal Miner's Daughter (1980). Via: fabuloushollywoodmemories
Loretta Lynn en Boston Massachusetts, años 1960. Via: ebboatner
Curiosamente, me pareció mucho más interesante el discurso visual que rodeaba a la Loretta Lynn púber, la de antes de casarse con ese señor mayor tan pesado que la convertiría en el amor platónico del Grand Ole Opry. La casa en Kentucky donde vivía, sus cincuenta mil hermanos y hermanas, sus padres, el frío y el polvo de carbón en las caras de los mineros, los pañuelos en el cuello, los tirantes, los calzones largos, los sombreros con las alas mal dobladas... De pronto comenzaron a venirme a la cabeza todo tipo de personajes rústicos en la más pura tradición coeniana; la psicópata deboralibros de Misery (1990) o la niña vengativa de las trenzas en Valor de Ley (2010) me hicieron pensar en el espíritu siniestro que amagan estas criaturas virginales que parecen haber salido de un cuento de Beatrix Potter. Van por ahí haciéndose las mosquitas muertas, recogiendo flores en sus cestos de mimbre y brincando con sus recatados vestidos florales y sus chaquetas de franela, y la cadena con la crucecita al cuello moviéndose al compás de su propio vaivén. Pero por dentro... Tanto tiempo a solas con ellas mismas y la inmensidad de la madre naturaleza les da para ser épicamente retorcidas.

Loretta Lynn en su pueblo natal Butcher Hollow, Kentucky, 1950. Hola
preciosos jerséis de lana anticonceptivos. Via: dailymail
Sissy Spacek como Loretta Lynn (en realidad, todavía Loretta Webb) en Coal Miner's 
Daughter (1980). Via: blog

Kathy Bates como Annie-Wilkes-modo-suave en Misery (1990). Via: severed-cinema
Kathy Bates como Annie-Wilkes-modo-killer en Misery (1990). Via: severed-cinema
Hailee Steinfeld como Mattie Ross en True Grit (2010). Via: theselittlewords
Hola Miércoles de la familia Addams versión western. Con ese cuello... Niña diabólica asegurada. Via: doblu
True Grit de Charles Porter (1969). Via: tumblr
Yo no tengo cruces de oro como las que les regalan a las niñas en la primera comunión, pero sí unas cuantas gargantillas y pulsericas del H&M que harían las delicias de cualquier moderna-retro-"vintash" de las que hay por mi ciudad. También tengo este vestido de pana (¡que vuelva la pana ya, por favor!), que se podría considerar adorable a secas de no ser por los tirantes de cuero de dominatrix campestre, pero nada que no se pueda arreglar con un antierótico jersey de lana negro. En definitiva, unos trapos que me podría pedir prestados la mencionada psicótica de la pradera Annie Wilkes (Misery) cualquier día de estos. 

El resto del secreto está en las capas, porque ahí arriba, en Minnesota y en Wisconsin, o te entrenas en el arte de echarte capas de ropa encima, o te congelas vivo. Pero que no parezca que tienes mucha práctica ni que lo ensayas, porque hay que ser muy bucólica y muy pura, una inocente desligada de la voracidad del materialismo, una alma cándida con medias trenzadas y guantes sin dedos. Así que te coges el abrigo del abuelo del año catapún (va en serio), la bufanda de la abuela (esto no va en serio) y te vas a recoger magnolias o bellotas, dependiendo de dónde tengas la suerte de vivir. Mientras tanto, y sin que nadie se percate, puedes ir planificando algún genocidio bovino o cualquier otro tipo de crimen pastoral que suene a best-seller.

Deseando estar en la Big Rock Candy Mountain, where you never change your socks and you never throw rocks and your hair is never parted (donde nunca te cambias de calcetines y nunca tiras piedras y la ralla al lado nunca se te mueve). Feliz lunes y recordad; ¡dejad que vuestro estilo hable por vosotros!

Image and video hosting by TinyPic