20/1/14

I love the clothes you wear, they're so mean, they're so free, they're so handsome (and I'm back!)!

Inspiration:

"Velvet Goldmine, glam rock, 1970s, sparkly stuff, excess, animal print, platforms, Marc Bolan, T. Rex, clothes that don't match, carnival-like, eccentric, 5-year-olds who play with their drag queen father's clothes, Elton John, top hats, Keith Richards hates glam, fake punk, boas, Born to Boogie, James Brown, funk, high on life"
















Zara top hat, H&M shirt, Zara blazer, collar made by
mum, market boa, Zara trousers, market Rolling Stones pins,
Blanco Union Jack pin, leopard badge made by me,
Irregular Choice leopard ring, Bijou Brigitte lion ring,
 market socks, market shoes customized by me
Bueeeeeeno bueno bueno, ¡por fin! ¡Cuánto echaba de menos esto! Como diría James Brown, "I'm back, I'm back, I'm back, I'm back, I'M BACK!" ¡Y I'm back para quedarme!




No se me ocurre un vídeo ni un tema que describan mejor el estado de ánimo de alguien que sale de clase habiendo acabado su último examen de la temporada (admitidlo, todos miráis que no haya nadie por el pasillo y, acto seguido, os marcáis un get up offa that thing mientras tiráis los apuntes a la papelera. ¡Sí, amigos! ¡A eso lo llamo yo estar high on life!). Pero no nos vayamos por las ramas ni nos autoagüemos la fiesta pensando en algo tan antiestético como los exámenes (además, todavía tienen que salir las notas…). Corramos un tupido velo y comencemos este prometedor año 2014 con un pequeño ejercicio de nostalgia rockandrolera.

La moda de los setenta en general y el estilo glam rock en particular son algo que me gustará siempre independientemente de la etapa de mi vida en la que me encuentre y de todas las tendencias que puedan venir, pero he de reconocer que me resulta agotador vivir constantemente bordeando la línea que me separa de ser un payaso o una niña de 5 años que se ha caído en el armario de su padre drag queen.

Nunca dejaré de perseguir la consecución del look glam perfecto, así que allá va un nuevo intento. Para lo de hoy me interesaba especialmente captar ese desinterés con el que Marc Bolan parecía combinar sus chaquetas y pantalones (ya que viene al caso, siempre he pensado que James Brown, además del padrino de otras cosas, podría ser el verdadero rey del glam, mucho antes de que Bowie o el susodicho Bolan supieran decir "lentejuelas".¿Cuánto de glam hay en el funk y cuánto de funk en el glam? Para mí es un asunto muy discutible, pero al final ya sabemos lo que dicen; los blancos no la saben meter pero saben robarla y hacer ver que sí… En fin, yo a lo mío). Me temo que jamás alcanzaré a determinar si, ciertamente, tenía esa gracia natural para elegir sus atavíos en dos minutos o si la cosa era mucho más premeditada. Sinceramente, yo no podría siquiera aventurarme a conjeturar sobre el tema. Lo que está clarísimo es que, en cuanto se ponía esos polvos blancos en la cara (sí, Gene Simmons no fue el primero en popularizar el maquillaje de geisha), su boa, su purpurina, su chistera y sus plataformas, se transformaba en una putilla blanca con el pelo afro (¡ojo al amigo Elton al pianito en el vídeo a continuación!).

Con esa carita de niño bueno quién iba a decir que sería el eterno rey del glam.
Fuente/ Source: tumblr
Quiero todo lo que llevas puesto, Marc. Fuente/ Source: blog
Marc Bolan y su inseparable camarada y hombre de espectacular
melena Mickey Finn. ¿Veis lo que os digo? ¿A quién se le
ocurriría juntar esos pantalones con ondas y el tuxedo
de leopardo? ¡Chapó! Fuente/ Source: blog
Gracias, Marc Bolan, por quitarle las boas a tu abuela y convertirlas en un símbolo
del rock más hedonista y afeminado. Fuente/ Source: zrockblog


Una revisión de la "película", Born to Boogie (1972), fue lo que me dio la idea esencial para el post de hoy. Tiene americanas satinadas, pantalones de campana, plataformas, monjas, gente tomando el te, Marc Bolan dando un show espectacular, Elton John (otra vez) y muchas otras cosas frikis y sin coherencia aparente. La dirigió el único e inimitable Ringo Starr, que debe ser uno de los seres más raritos sobre la faz de la Tierra, así que imaginaos lo que se puede esperar Sólo por contemplar a Bolan en directo ya es digna de ver, eso seguro.

El sombrero de copa es insignia de la vestimenta glam rock por excelencia (intentad no pensar en Slash cuando veáis uno de estos, por favor). La americana tiene uno de esos colores que, como nunca nunca NUNCA acaban de quedar bien con nada, lo pones con algo que sea evidente que no pega ni con cola (si tenéis alguna pieza con esta problemática ya sabéis; ¡glam rock al rescate!). No podía faltar una cucharada sopera tamaño XXL de animal print (a poder ser, leopardo) y la ya mencionada boa, por supuesto. Y tranquilos todos que ya voy a hablar de estas soberbias plataformas con collarín a juego; las encontré en un mercadillo lleno de cosas cutres y le pedí a mi madre (que tiene mucho arte) que si podía forrar el empeine con alguna tela plasticosa. Y no solo lo hizo, sino que lo dejó niquelado y de regalo me hizo este collarín tan Mick-Jagger-en-Hyde-Park. Los pins de los Stones son para hacer rabiar a Keith Richards, no vaya a ser que se le suban los humos con todas las flores que le eché en el post cumpleañero del mes pasado (el odiaría mezclarse con algo que tuviera que ver con el glam o las cosas poser en general, pero es lo que tiene ser fan de Keef; te sientes obligada a ser escéptica con todo lo que él detesta, por mucho que interiormente te guste).


¡A disfrutar del lunes! Y atención atención que vengo con las pilas muy cargadas y un montón de ideas interesantes para bombardear vuestras vidas. Mientras tanto, si os aburrís, poneos una chistera, liaos una boa al cuello y salid a la calle, ¡ya veréis qué divertido! Recordad; ¡dejad que vuestro estilo hable por vosotros!

Image and video hosting by TinyPic