6/12/13

It's like Tiffany's!



Inspiration:

"Audrey Hepburn's coats in Charade with the charm and the elegance that an H&M coat can offer, colour blocks, Audrey Hepburn the other way round in Charade (leopard on my shoes instead of the hat), Breakfast at Tiffany's, 1960s, the invincible outfit, frivolous and profound, the times when Givenchy designed art instead of hoodies with rottweilers, flapper hat, powerful accessories"





















Zara flapper hat, vintage earrings, H&M necklace, Mango jumpsuit, H&M coat, 
Mango bracelets, Zara customized shoes


Una entrañable escena de Breakfast at Tiffany's, la adaptación cinematográfica de 1961 de la famosa novela de Truman Capote, genial por lo profunda que es y lo frívola que parece, se encarga de introducir e ilustrar el look de hoy, que también parece más bien simple pero que en realidad es muy completo.

La semana pasada, hablando de lo fabuloso que es Els Encants de Barcelona, me hice sin querer una autosugerencia para un post sobre Breakfast at Tiffany's. No sé cómo he tardado tanto en darme cuenta de que todavía no había hablado del estilo hepburniano en el blog. Mejor tarde que nunca, supongo, ¡así que aquí lo tenéis!

Este conjunto es el arquetipo de lo que yo llamo un look infalible. Está tan bien equilibrado des de todos los puntos de vista que da miedo. Es elegante y a la vez deportivo; cómodo sin resultar demasiado informal; efectivo pero no excesivo; claramente arraigado en lo retro pero sin parecer que te acabas de caer de la máquina del tiempo; delicado sin dejar de tener credibilidad; divertido y profesional a la vez; infantil y maduro; colorista con un mesurado contrapeso de sobriedad... Y podría seguir así no todo el día pero sí un rato más.

He de reconocer que el mérito de semejante logro es mío solo en una ínfima parte; el resto es todo la magia de los sesenta y la magia de intentar copiar a Audrey Hepburn. Estilo icónico entre los estilos icónicos, lo bueno que tiene intentar imitar a alguien tan sencillamente inimitable como ella es que, por muy mal que lo hagas y por muy poco que consigas si quiera rozar su nivel de superdotación estilística,  casi siempre sacarás algo con clase, ingenioso, atrevido y que sienta bastante bien. Eso sí, yo por mi parte ya me he hecho a la idea de que nunca nos pareceremos, por mucho que lo desee con todas mis fuerzas.

Con este outfit he intentado hacer mi humilde reversión de unos cuantos de los modelitos que lució Audrey en Breakfast at Tiffany's y en Charade (sobretodo en esta última). Para ambos largometrajes, Givenchy diseñó su vestuario, tal y como hacía des de Sabrina (1954) y como continuó haciendo, también fuera de la gran pantalla, hasta el día de su muerte (esto no tiene nada que ver, pero me encanta la metáfora tonta de la batidora del comienzo del tráiler de Charade).






Audrey Hepburn y George Peppard en Breakfast at Tiffany's (1961). Fuente/ Source: blog








Cary Grant y Audrey Hepburn junto al Sena en Charade (1963). Fuente/ Source: fanpop
So stylish it hurts. Fuente/ Source: site
George Peppard y Audrey Hepburn dando un voltio por New York en Breakfast at Tiffany's (1961).
Don't walk y admirad a la personificación del estilo con el abrigo color butano. Fuente/ Source:blog
Buscando alguna baratija por 10 $ en Tiffany's. Fuente/ Source: blog
Audrey Hepburn, su abrigo Givenchy y su maravilloso gorro de leopardo, todos juntos en Charade (1963).
Fuente/ Source: blog
Audrey, divina de la muerte hasta poniendo caretos, en Charade (1961).
Fuente/ Source: blog
Ahhh... Qué tiempos aquellos en que Givenchy diseñaba obras de arte atemporales para el disfrute de la posteridad en lugar de sudaderas con rottweilers... En fin, el mundo es cruel y la vida sigue. 

Todos los estilismos siguen un patrón de combinación parecido; líneas rectas, formas geométricas, colour blocks, partes de la indumentaria a juego, poca acentuación de las curvas femeninas... En definitiva, exuda clase, modernidad y energía, y a nació para ser llevado por Audrey Hepburn y muy pocas afortunadas más. Definitivamente, el mundo es cruel.

Para el conjunto de hoy he jugado con 5 elementos que no dejan a nadie indiferente: rojo, negro, amarillo, dorado y leopardo. El mono es súper favorecedor y cómodo, y por eso mismo es perfecto para hacer que, a través de este, asomen y destaquen unos cuantos complementos potentes: el collar de bolas sesenterísimo, las dos pulseras (que son di-vi-nas pero parece que pesan tres kilos cada una), los pendientes de botón y las medias rojas, que hacen resaltar tanto la pierna del mono como los adorables zapatos. Luego un brochazo brusco de amarillo con este abrigo de inspiración Givenchiniana y la guinda del pastel (nunca mejor dicho) del gorro flapper, que es una de las cosas más anti-Zara que he visto en el ídem.

Intentad poner un poco de Audrey Hepburn en vuestras vidas, a ver si alguien consigue encontrar su Tiffany's particular (yo, igual que Holly Golightly, estoy en ello). Recordad; ¡dejad que vuestro estilo hable por vosotros!

Por cierto, casi se me olvida: ¡la semana que viene tengo invitados! ¡No os lo perdáis!

Image and video hosting by TinyPic