23/12/13

GUEST: Bad like Guillermous Hermous


Inspiration:

"Bad boys, badass, Grease (1978), Danny Zuko, T-Birds, greasers, leather jackets, fake pompadours, James Dean, Rebel Without a Cause (1955), Marlon Brando, The Wild One (1953), teddy boys in the 1950s, you rascal you, bad like Jesse James, rockers, teds vs punks, Cry-Baby (1990), Wade Walker, American Graffiti (1973), fake punk, creepers, safety pins, teenage idols of the 1980s, Camden Town, The Stray Cats, exposing the socks"






























H&M leather jacket, H&M shirt, H&M pants, Topman handcuff’s bracelet, creepers from Camden Town





Para George Thorogood, eres todo un malote si fumas puros, juegas al billar con Bo Diddley y los críos te persiguen con sus triciclos al verte pasar. Como concepción particular de la malignidad me parece encantadora, pero yo tengo otra idea un poco diferente

A veces me imagino que Guillermous Hermous intenta hacerse el chico malo y lo consigue. Y cuando digo malo quiero decir malo malísimo, bad to the bone. De esos que se pintan los ojos y llevan zapatillas de leopardo con plataforma (los modernos las llama creepers), o como esa gente realmente chunga que va por la calle haciéndole la peineta al personal y dándole patadas a las señales, como muestra de su desprecio por la humanidad y por las instituciones, respectivamente (aunque luego se vuelva a casa a pata coja, llorando de lo que le duele su delicado y aburguesado pie).

Cada día antes de salir a parrandear, Guillermous acostumbra a chupar unos cuantos limones para tener cara de eso mismo, de chupar limones, y así poder fardar de miradita de mala leche a juego con su chupa de piel de la buena. Es de esta forma que logra inspirar respeto y temor en su pandilla, porque con esa carita de angelito que tiene ya me diréis vosotros qué clase de miedo puede dar.

Cry-Baby (Johnny Depp) en la película homónima de 1990 con cara de "Bitch please, 
nos estás obstruyendo el paso a mi tupé y a mí".  Fuente/ Source: blog
Nunca un mechón había caído tan despreocupada e interesantemente bien sobre una cara… 
Hasta que llegó Guillermous, claro. Fuente/ Source: blog
El chico malo-pero-bueno-en-el-fondo por excelencia, Danny 
Zuko (John Travolta) en Grease (1978) con un tupé que está 
bastante conseguido pero sin superar al de Cry-Baby. 
Fuente/ Source: site
Tell me more, tell me more! Bueno, ya os la sabéis todos… Fuente/ Source: site
The T-Birds. Watch out! Bad boys are coming your way! Fuente/ Source: blog
Los típicos greasers haciéndose los vagos y los guais a la vez. Sólo esperan que 
nos se le haya desmontado mucho el duck's arse para la foto. Fuente/ Source: blog
Marlon Brando en The Wild One (1953). Aprended del maestro, malotes 
de pacotilla. Fuente/ Source: pinterest
Al pobre Jim Stark (James Dean) en Rebel Without a Cause (1955) le pinchan la rueda del 
coche los matones de patio de instituto estos y claro, pasa lo que pasa... Y encima luego 
van y le llaman gallina… Cómo se atreven, con esas pintas de catetos. 
Fuente/ Source: site
Póster promocional de la película Rebel Without a Cause. Fuente/ Source: blog
Rebelde sin causa y sin esforzarse ni nada. Fuente/ Source: doctormacro

Como si en su tiempo libre compitiera en carreras de coches clandestinas con James Dean, o diera vueltas con la Harley acompañado de Marlon Brando, o bailara el twist en las gradas del campo de fútbol con John Travolta, o llorara con un solo ojo como Cry-Baby, Guillermous se pasea por la ciudad como si fuera el más indeseable ladrón de chuches de la historia, un punky y un maleante entre clase y clase, el que todas las madres quieren lejos de las faldas poodle de sus hijas santurronas. Y todo por llevar un collar de imperdibles y las solapas del cuello de la camisa levantadas… ¿Cómo puede corromperse alguien de esta manera por culpa de un par de complementos bien elegidos? Él tampoco lo sabe, pero le ha encantado la experiencia, eso seguro.

Guillermous no quiere que lo sepáis porque tiene que aparentar ser un canalla despiadado que no respeta el decoro ni las leyes de cortesía más elementales y todo eso, pero os desea una muy feliz navidad a todos, des de lo más profundo de su corazoncito prácticamente inexistente.

También (aunque jamás lo admitirá) le gustaría que me perdonarais por ralentizar el ritmo de actualización del blog durante unas semanas hasta que pase la tempestad. ¡Volveré con mucha fuerza y miles de sorpresas, lo prometo!

Hasta entonces recordad; ¡dejad que vuestro estilo hable por vosotros!

Image and video hosting by TinyPic