18/10/13

You came to the wrong neighborhood


Inspiration:

"Gypsies today and all the street fighting people all over the globe, fascination that Federico García Lorca had for Spanish gypsies, sport chic, R&B from the 2000s, as hip hop as I can be, rap music is not that bad sometimes, Rocky, Muhamed Ali, boxing coach, Bruce Lee films, Enter the Dragon, caps, tigers"
















Pepe Jeans cap, Blanco bomber jacket, Mango shirt, Zara trousers,
Irregular Choice tiger ring, Bershka bag, Mango heels

No suelo seguir las modas con excesiva devoción; más bien intento evitarlas con todas mis fuerzas y en la medida de lo posible, pero procuro informarme lo justo para saber de qué estoy huyendo. Sin embargo, debo reconocer que últimamente me he colgado un poco de una tendencia que llaman sport chic. Achaco este extraño comportamiento en parte a mi reciente reconciliación con la vida deportiva y en parte por la pura fascinación que me produce ver algo que se parezca remotamente a un chándal y que no sea horroroso y quede fatal.

El origen emocional de este outfit también proviene parcialmente de mi recientemente adquirido y desdeñoso respeto por el hip hop (esto es, OutKast y ya está). Recuperé el cariño perdido por este peculiar dúo de raperos todoterreno tras ver una interesante peliculita llamada Idlewild y enamorarme perdidamente del aplastante estilo de André Benjamin. Me atrevería a decir que, como mínimo, es el hombre vivo con más estilo del mundo, pero prefiero no empezar a hablar de él ahora porque podría pasarme una semana entera y ando escasa de tiempo últimamente. Sin duda, le dedicaré su merecida entrada tan pronto como pueda.

Tal y como yo lo veo, la moda es un vehículo para mezclar y triturar despiadadamente y de forma muy poco coherente y superficial estímulos diversos y salir siempre airoso. Parafraseando a Groucho Marx, creo que es el único ámbito de la vida en el que puedes cambiar de principios a tu gusto (y tiene gracia, porque creo que la mayoría de la gente hace justo lo contrario). Es por eso que te permite adoptar y convertirte no solo en lo que adoras, sino también en lo que aborreces. La contradicción no es ningún pecado para la moda.

Me gusta pensar que este conjunto tiene un aire a entrenador de gimnasio de barrio o a coach de un boxeador fracasado que ve muchas películas de Bruce Lee, pero todo barnizado con una capa de elegancia urbana. Tanto la gorra como estos pantalones que navegan entre lo formal y lo deportivo los compré expresamente pensando en la cazadora, que es la estrella de este outfit y una de las cosas más raras que tengo. Mi madre le echó valor un día y me la trajo sin saber cómo iba a reaccionar. No sé cómo lo intuyó porque no tengo nada parecido en mi armario, pero acertó de pleno (es un genio). El anillo me gusta y encaja perfectamente con el espíritu de la chaqueta, pero he de admitir que es una de las peores adquisiciones que he hecho en mi vida; lo compré en el Irregular Choice de Carnaby Street, en Londres, y cuando me lo puse unos días después se le empezaron a caer los brillantes...

El bolso en realidad es para llevar portátiles, pero me encantó el rollo 100% sport chic que tiene, y se podía llevar como un clutch gigante para transportar mis tablas de ejercicios del día. Ya sabéis, cosas de entrenadores.


Como voy a estar algo ocupada, quizás no publique al ritmo habitual durante un par de semanas, pero no me perdáis mucho de vista porque se acerca un mes muy interesante. ¡Y llega mi primer invitado! Que paséis un feliz viernes y recordad; ¡dejad que vuestro estilo hable por vosotros!


Image and video hosting by TinyPic