27/9/13

So say good night to the bad guy!


Inspiration:

"The essence of excess from the late 1970s and the early 1980s, Scarface, Antonio Montana, you-fuck-with-me-you-fuckin-with-the-best, Al Pacino, Elvira Hancock, Cuba, Goodfellas, Saturday Night Fever, Tony Manero, photos of my uncle and my father when they were 8 years old, las Grecas, Camarón de la Isla, disco music, gypsies, funfair, bad guys, cocaine, crooks and villains, tacky but classy, glamour, glitter, gold, Nothing exceeds like excess. You should know that, Tony"








Mango blazer, Zara shirt, Mango long chain, Primark cross necklace,
vintage short chain, Mango belt, Mango trousers, Mango ring,
Swatch vintage watch, Sfera bracelets, Bosanova sandals


Con la última parte de una de las mejores escenas de película que jamás he visto, os presento la entrada de hoy.

Seguramente este es uno de mis outfits favoritos de todos los tiempos, tanto por razones puramente estéticas como por la inmensa cantidad de simbolismos y connotaciones que guarda. Creo que sus influencias son más que evidentes, y es tan exagerado y caricaturesco como la película en que se inspira: Scarface, o mejor dicho, Tony Montana. Porque, seamos sinceros, Scarface no es más que una deliciosamente vulgar excusa para ver a Al Pacino sentado en su palacio de oro y mármol negro rodeado de montañas de "nieve" con cara de you-fuck-with-me-you-fuckin-with-the-best (nadie nunca se ha vuelto a sentar en una butaca de escritorio como Tony Montana, os lo aseguro).

Me atrevería a decir que Tony Montana es mi antihéroe preferido y una de mis mayores referencias estilísticas (seguido de cerca de su tocayo cinematográfico Tony Manero, a quien intentaré dedicar una entrada otro día). A pesar de la aparente falta de escrúpulos y amoralidad del personaje, hay algo en la brutal simplicidad con la que aplica sus principios que transluce cierta honorabilidad y honestidad y lo convierten en alguien admirable. Para mí, paradójicamente, es una extraña aversión a corromperse totalmente lo que acaba destruyéndolo, y es precisamente eso lo que le otorga ese aura vulnerable y legendaria que todo el mundo adora (I always tell the truth. Even when I lie). Pero sé que los blogs de moda no son lugar para análisis cinéfilos de barra de bar, así que yo a lo mío.

Si por mi fuera, me vestiría de gángster cubano de principios de los ochenta cada día, pero las camisas con cuellos picudos y los trajes color pastel no son fáciles de encontrar ahora mismo. Parece que el hecho de vestirse de forma abiertamente hortera espanta a la gente. ¡Lo hortera es el nuevo chic, oigan! 

Para empezar, la americana es la parte de arriba de un traje genial que tengo intención de enseñaros pronto; el anillo con forma de ojo tiene algo que me encanta, por eso intento llevarlo con el resto de la mano despejada para darle el protagonismo que merece (lo intento, pero ya os he hablado de mi reticencia al minimalismo); las cadenas son algo que se pondría un gitano o un exboxeador arruinado y nadie más, básicamente; el reloj es un Swatch vintage que me gusta bastante por la combinación de dorado y plateado y porque dista bastante de la imagen súper colorista y juvenil que tengo de esta marca; el largo de las mangas de la camisa es una de mis recientes obsesiones, y el pañuelo del bolsillo de la americana lo cosió mi querida madre con un trozo de tela que encontró para darle el "toque Montana" (gracias, mamá). Pero lo mejor de todo el conjunto son los pantalones; en cuanto los ví, empecé a construir mentalmente este outfit, y no ha sido hasta hace poco que he conseguido reunir todas las piezas que me faltaban para completar la idea que tenía en mi cabeza. ¡Y son blancos! Normalmente todo lo blanco (sobretodo los pantalones) me asusta bastante, pero el corte y las rayas verticales negras me tranquilizan un poco. 

Con el maquillaje y el corte de pelo he querido dar voz también a Elvira Hancock, la atormentada esposa de Tony Montana, a la que me gustaría homenajear con detenimiento algún día porque me fascina TODO lo que lleva en la película (Michelle Pfeiffer sí que sabe como ser aburridísima manteniendo un punto de misterio).

Siento haberos entretenido hoy un poco más de lo normal, pero es viernes y ya os he avisado al principio de que este era un look muy especial. Feliz fin de semana y recordad; ¡dejad que vuestro estilo hable por vosotros!

Image and video hosting by TinyPic